RCP: Salvar una vida

Posted on

En Seguros Médicos nos preocupamos por ti y todas las demás personas, por eso en este blog, te enseñaremos a utilizar RCP y tener la posibilidad de salvar a una persona.

No cabe duda que todos somos seres humanos y corremos el riesgo de enfermar o sufrir algún daño, pero ¿qué pasa cuándo se trata de un paro cardiaco o respiratorio y no saber hacer RCP?.

Imagina una situación dónde estás en alguna plaza y alguno de tus amigos, familia o algún desconocido dejan de respirar y entrar en un estado de crisis.

Su corazón deja de latir y entra en shock. Sabemos que lo mejor es esperar a que los servicios médicos llegue, pero ¿mientras que harás para salvar su vida?.

Aquí te enseñaremos unas técnicas conocidas como RCP que podrían salvar la vida de una persona.

¿Qué es RCP?

Primero que nada, debes saber que RCP significa Reanimación Cardiopulmonar y sirve como técnica de emergencia y se realiza cuando:

  • Tus pulmones dejan de producir oxígeno y dejas de respirar.
  • Cuándo el corazón se para.

La técnica consiste en aplicar una serie de movimientos sobre el individuo afectado para reanimarlo, combina respiración boca a boca y compresiones torácicas.

  • Respiración boca a boca: Sirve para dar oxígeno y suministrar oxígeno en los pulmones.
  • Compresiones torácicas: Sirve para mantener el flujo de sangre oxigenada hasta que se restablezca la respiración y los latidos.

¿Cómo emplear RCP?

1- Analiza el escenario:

A pesar de que no seas la persona afectada, debes conocer el entorno y saber si puedes ayudar, si no lo único que harás es estorbar y dificultar su supervivencia.

Debes saber que si eres una persona apta de realizar RCP primero debes determinar si la persona siente algún dolor ya que todos manifiestan de diferentes maneras el dolor.

Para medir el dolor que siente el afectado, la forma más sencilla de determinarlo es con la escala de Glasgow, que evalúa la consciencia con el estado de dolor:

  • Alerta (la persona se encuentra consciente).
  • Verbal (sólo responde con un estímulo verbal).
  • Dolor (reacciona dolorosamente).
  • Inconsciente (no hay respuesta).

Hay que tomar en cuenta que este se determina con la intensidad y que la persona NO pueda cuantificar su dolor.

2- Realiza RCP:

Primero que nada, debes llamar a los servicios de emergencia, ya que son personas mejores calificadas que tú.

En lo que la ambulancia realiza su recorrido, debes empezar a realizar RCP para darle más tiempo a la persona:

Es importante saber los pasos y la mejor manera es memorizando las siglas C-A-B (Compressions, airway, breathing) lo que significa: Compresiones torácicas, vías respiratorias y respiración.

  1. Empezamos con las compresiones torácicas: Lo primordial es que siga habiendo una circulación sanguínea, así que haremos lo siguiente:
    1. Debes colocar a la persona en una superficie plana y que esté boca arriba.
    2. Arrodíllate junto a sus hombros y cuello de lado que más fuerza tengas en el brazo con el que realices las compresiones.
      • (Si eres zurdo colócate de lado izquierdo y si eres diestro, del lado derecho).
    3. Usarás las manos dependiendo la edad de la persona (si es un niño, sólo usa una).
      • Pondrás tu mano “débil” como apoyador y tu mano más fuerte como compresor, esto con el fin de que te canses con más tardanza.
    4. Para hacer las compresiones de pecho:
      • Comprime el pecho con fuerza 5 cm si es un adulto.
      • Si es adolescente, presiona el pecho con fuerza al menos 5 cm pero no más de 6 cm, podrías lastimar a la persona.
    5. Presiona con firmeza, a un ritmo de 100 a 120 compresiones por minuto, contando en voz alta para no perder la cuenta.
      • No olvides que debes realizar 30 compresiones en adultos y 15 en niños.
    6. Ya que hagas estos pasos, debes continuar con abrir las vías respiratorias.
  2. Abre las vías respiratorias: Inmediatamente hayas terminado las compresiones, debes realizar dos ventilaciones.
    1. Debes inclinar la cabeza del afectado, esto con el fin de tener un libre acceso a sus vías respiratorias.
    2. Levanta el mentón y coloca tu palma en la frente de la persona.
    3. Abre la boca de la persona.
  3. Respiración de boca-boca: Después de hacer el proceso anterior, debes proceder a dar ventilación.
    1. Cierra las fosas nasales con los dedos de la mano derecha.
    2. Cubre la boca de la persona completamente con la tuya, el objetivo es sellar esa apertura.
    3. Realizarás la primera respiración, la respiración debe ser de un segundo de duración (verifica que se eleve el pecho del afectado).
    4. Realiza la segunda respiración, debes tomar en cuenta si se eleva el pecho, si no se eleva, repite el segundo paso (apertura de vías respiratorias).

Procura no realizar demasiadas compresiones y no respirar con tanta fuerza.

Después de terminar todo este proceso, se le considera un ciclo, lo recomendado es hacer 5 ciclos y esperar a que llegue los servicios médicos (suelen tardar entre 5 y 10 minutos).

Si dispones de algún desfibrilador, sigue las instrucciones o espera a que una persona apta lo utilice.

Toma en cuenta de igual manera que si la persona no reacciona después de 25 minutos, es muy probable que haya muerto.

¿Quieres asegurar tu vida si se presenta uno de estos casos? No olvides visitar la página de Seguros Médicos, donde contamos con la mejor asistencia y entender tus situaciones.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *